¿Por qué asegurar una moto?

Hace unos pocos años, las diferentes empresas aseguradoras -tanto las pequeñas como las grandes- no veían el mercado de las motos como un sector con potencialidad. De hecho, los conductores de este tipo de vehículos se caracterizaban, entre otras cosas, por no adquirir estas pólizas de protección.
Esa situación, quizás, era un poco irónica. Y es que, precisamente, un colectivo tan numeroso como el de los motorizados es el más propenso a sufrir accidentes y robos que, con un seguro, no significarán una alta pérdida de capital.

Publicidad / Advertisement

Por esa razón, últimamente las empresas aseguradoras han abierto su espectro hacia los vehículos de dos ruedas. Sin embargo, aún los motociclistas no se suman, masivamente, a esta tendencia. Si eres uno de esos que aún no se decide a adquirir una póliza, te sorprenderá que hay muchas razones personales.

Propensas al robo

Diversas organizaciones españolas, tanto gubernamentales como independientes, que se dedican a registrar –estadísticamente- los hechos delictivos año tras años, coinciden en que las motos son, por mucho, los vehículos más propensos al robo, dejando en un segundo lugar a los autos de cuatro ruedas.

Las motos son, de alguna manera, fáciles de robar, ya que cuentan con poca protección. Por ejemplo, en algunos países de Latinoamérica, como Venezuela y México, son objeto del vandalismo con mucha frecuencia. En estas naciones, los conductores son víctimas, entre otras cosas, de sustracción de cauchos y baterías, así como de sistema de frenos e, incluso, accesorios externos, como la maleta y el vidrio templado frontal, es por ello que en territorio español lo mejor será estar prevenidos.

En cuanto a robos de pérdida total, como los califican las aseguradoras, en los que –simplemente- la moto es llevada por un “amigo de lo ajeno” sin ser hallada nunca, el riesgo también es muy alto. Por ello, al momento de contratar una póliza es importante definir un monto de indemnización alto, que vaya acorde con el precio del vehículo y, además, resista factores de la macroeconomía, como la inflación y la devaluación de una determinada moneda.

Alto riesgo de accidentes

En suelo español, las motos se ven involucradas en la gran mayoría de los accidentes de tránsito. Por suerte, las diferentes campañas de concientización, como la del uso del casco, parecen estar dando efecto, ya que los índices de mortalidad en estos siniestros es realmente bajo.

Como motociclista, es importante que cuentes con un seguro de cobertura amplia, que permita indemnizar el valor de la moto en el caso de que esta sufra un accidente que la lleva a la pérdida total, como un incendio, por ejemplo.

Además, también es importante que en la póliza incluyas, de manera obligatoria, un plan de siniestros menores, como choques a baja velocidad, rayones e, incluso, determinadas averías mecánicas, sobre todo si tu moto oscila entre 125 y 150CC.

Los servicios de grúas y, en caso de emergencia, de ambulancia, también son necesarios para cualquier conductor de los vehículos de dos ruedas, que como ha quedado demostrado, son mucho más inseguros y propensos a accidentes, aunque es innegable que es apasionante desplazarse en ellos con la sensación de libertad que generan.

Leave a Reply