Seguro de Moto a Terceros

Este es el seguro más básico y es el exigido por la ley y se le pueden añadir algunas coberturas como incendio, robo o gestión de multas. Para conducir una moto en España no es únicamente necesario que contemos con el permiso adecuado, sino que también es obligatorio que tengamos un seguro en vigor.

Publicidad / Advertisement

Dependiendo de lo que queramos asegurar, podemos escoger entre distintas clases de seguros: Seguros a Terceros, Terceros Ampliado, Seguros Todo Riesgo y por último, los Todo Riesgo con franquicia. El seguro a Terceros más básico es el mínimo que se exige por la ley. Esta póliza nos cubre, principalmente, la responsabilidad civil de la moto y del conductor hacia terceros. Además de estos, es la única completamente imprescindible para que un vehículo circule.

Seguro demotos a terceros

A pesar de esto, esta clase de seguros no se ofrece únicamente en la versión más básica, sino que también se puede contratar con algunas otras coberturas y se puede convertir a un seguro de Terceros Ampliado.

Contratar un seguro a Terceros que únicamente disponga de la cobertura obligatoria, es la opción más barata para poder asegurar nuestro vehículo. Claro está, que antes de hacerlo, debemos saber que las prestaciones también van a ser muy reducidas.

Esta opción únicamente la suelen escoger personas que cuenten con una moto muy básica o vieja o, también los que no la utilizan muy frecuentemente. Aunque cada aseguradora es diferente, existen coberturas en común para esta clase de seguro que la mayor parte de las compañías aseguradoras de motos suelen incluís. Si bien, es muy cierto que la única fundamental es la de responsabilidad civil obligatoria, lo común es que se añada otra más, como puede ser la responsabilidad civil voluntaria o la defensa jurídica y la reclamación de daños

  • Responsabilidad civil obligatoria: Cubre con los daños tanto personales como materiales, que el asegurado ocasione a demás personas mientras circula en la moto. El límite máximo de esta cobertura es de 70 millones de euros para daños personales y 15 millones para daños materiales, según establece la ley.
  • Responsabilidad civil voluntaria: Esta es un suplemento para la de responsabilidad civil obligatoria, ampliando el límite en 50 millones de euros, tanto para los daños materiales como para los personales. Algunas compañías aseguradoras nos obligan a que contratemos esta cobertura dentro de su seguro a Terceros más básico.
  • Defensa jurídica y reclamación de daños: Esta se encarga de los gastos que se derivan de la defensa jurídica de la persona asegurada en caso de que se vea implicada en algún accidente automovilístico.

Leave a Reply