Consecuencias de circular sin seguro de motos

La primera y la más lógica de las consecuencias es que en caso de que circules sin contar con el seguro obligatorio, la policía te va a parar y te va a asignar una multa. En realidad, una de las más recientes novedades de la DGT (Dirección General de Tráfico), es que ahora sus cámaras van a ser capaces de analizar los vehículos que circulen sin contar con la póliza y asignen un requerimiento para que sean multados.

Publicidad / Advertisement

La multa que se asigna por ir en moto sin ninguna clase de seguro circula entre los 601 y 3005 euros, todo depende de la situación. Por ello, la DGT va a tener en cuenta si el coche se encontraba en circulación o no, qué clase de servicio se encontraba prestando, si causó o no alguna clase de daño, por cuanto tiempo ha estado sin seguro y si es la primera ocasión en la que se detecta esta clase de infracción.

Consecuencias2

Además de la multa asignada, la Guardia Civil o en algunos casos la policía va a proceder a la inmovilización total del coche o de la moto, trasladándola hacia el depósito, además, estableciendo un precinto domiciliario o público. Debemos de tener en cuenta que los costes del depósito van a correr únicamente a nuestro cargo. Este precinto puede durar aproximadamente un mes de entrada. En caso de que reincida, este periodo se va a alargar hasta un tiempo total de tres meses, pudiendo llegar hasta un año en caso de que se salte el precinto o el depósito.

El seguro de la Responsabilidad Civil para los coches y motos no siempre fue obligatorio. En realidad, hasta inicios de los años 60, el seguro para los vehículos era únicamente opcional. Los pilotos que querían tenerlo lo contrataban y quienes no querían hacerlo, conducían sin protección, haciéndose responsables ellos mismos de los daños que pudiesen llegar a ocasionar y respondiendo por medio de su patrimonio ante ellos.

Se traduce en que conducir era una actividad que representaba un muy alto riesgo financiero, puesto que un pequeño golpe podía ocasionar que una persona se fuera directa a la ruina. Para que se evitaran esta clase de situaciones, la Ley 122/1962 el 24 de diciembre, sobre el Uso y Circulación de los Vehículos a Motor hizo que fuera obligatorio el seguro para la circulación.

Leave a Reply